El mundo de mañana

El mundo está a punto de cambiar, es algo innegable, inevitable. Por mucha comodidad que nos ofrezcan, la evolución debe continuar. Y aunque vivamos en un constaste periodo de transición solo se puede evolucionar hacia un lugar. Evolucionar hacia una vida mejor, hacia una mayor calidad de la experiencia, hacia un estado espiritual mas elevado.

Una de las características mas fáciles de observar en esta ley universal de evolución es que viene acompañada de un sentimiento ineludible de pertenencia a la naturaleza, un estado donde el humano encuentra respuesta a su acción y también sentido a sus mas profundos sentimientos devocionales. Pertenecer de forma activa al ecosistema es un ejercicio donde el hombre desarrolla al máximo su creatividad de una manera tan pasional, que la fertilidad y la abundancia producida llena sin más a toda la comunidad de una profunda y sabia satisfacción.

Buen ejemplo de lo que vendrá es Li Ziqi, profeta de su tiempo que sin apenas palabra será seguida por muchos y esto ya no cambiará. En este su último vídeo muestra toda la vida del guisante, desde su cultivo hasta sus diversos aprovechamientos y conservas desde la perspectiva tradicional china. Con 6 millones de visualizaciones en poco mas de una semana podemos hacernos una idea del fenómeno que nos acontece. Os aseguro que no podréis dejar de ver sus vídeos con la ansiada necesidad de querer vivirlo por vosotros mismos.

1 comentario

  1. Maravilloso reflexionar de verdad ya nuestra vida y su relación diré ta con la naturaleza!! Gracias por este espacio de agrocultura de nuestra tierra.fuerte abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *